Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

El valor de un buen paseo

Cuando salgas a caminar, hazlo despacio, descubrirás tantas cosas hermosas. (Anónimo)
Quitar el asombro y rodear al niño de cosas que contienen poca belleza es desnaturalizarlo, robarle la infancia y empequeñecerle la razón. También es quitarle la posibilidad de ser todo lo que podría llegar a ser como adolescente y como adulto. (Catherine L'Ecuyer en Educar en el asombro)
¿Cuándo fue la última vez que paseasteis por placer?, ¿cuándo fue la última vez que sacasteis a los niños al patio para pasear?,...

Lavapiés, grafiti
 Grafiti Lavapiés ( Madrid, España)

A veces se saca a los niños porque hay que sacarlos, no somos conscientes de todo el potencial que hay en la naturaleza, en las actividades al aire libre,...

La verdad es que los dispositivos móviles, las compras compulsivas y el omnipresente reloj han dañado seriamente el valor de nuestro paseos: algo tan sencillo y con mucho potencial ha caído en las redes del consumismo, de la tecnología y de las prisas. Poca gente sabe pasear de manera consciente y natural.

Un padre/ una madre dice "salí a pasear con el niño", pero... ¿Realmente salió a pasear? Durante el tiempo de paseo atendió a una llamada de teléfono y respondió a varios whatssaps. Además se ha parado a mirar un par de escaparates.

También, están esos niños que viven a pocos metros del colegio y son llevados en coche hasta la entrada del centro (y, para ello, muchas veces no dudarán en dejarlo mal aparcado).

Sinceramente ¿cómo esperáis que vuestros hijos o vuestros alumnos disfruten de un paseo cuando vosotros sois incapaces de hacerlo? 

El ir de paseo lleva el añadido de las prisas y el ir pendiente del teléfono. Eso lo perciben los niños, no olvidéis que somos ejemplo. 

Desde Renacuajos infantil, os invitamos a pasear con los más pequeños y a disfrutar de ellos y de un buen paseo. Para ellos hemos elaborado 7 reglas para sentar las bases de buenos paseantes:

  1. Tiene que apetecer. Si vas a ir de morros o vas a ir sufriendo porque te duele la cabeza, a lo mejor hay que dejarlo para otra ocasión.
  2. Olvídate del reloj. Sin prisas, sin ir pendiente del reloj.
  3. El móvil... si lo llevamos, lo ignoramos. Nada de móvil, ni de llamadas, ni de whatssaps,... ¡Nada de nada!
  4. Céntrate en los detalles. Un bicho que pasa por el camino, un agujero que hay en un árbol, un sonido,...
  5. Está permitido jugar. Saltar en un charco, tirar piedras al río, no pisar las líneas de las aceras,...
  6. La lluvia, el frío,... nos invitan a jugar. ¿Qué eso de quedarse en casa porque hace un poco de frío o hay nieve?
  7. Cuando nos cansamos... Paramos y descansamos.

Hay un cuento que recomiendo leer a todos los adultos "Manuel del buen paseante. Descripción en 20 puntos", de Raimon Juventeny, publicada por Faktoría K de Libros, que ahonda en 20 reglas para disfrutar de un paseo.

¿Tienen cabida los paseos en la escuela?

Por supuesto son una estupenda oportunidad para aprender a observar, descubrir el medio natural (plantas, árboles, animales,...), aprender a escuchar el entorno,...

¿Os animáis a dar un paseo con los más pequeños de la casa?

4 comentarios

  1. Hola Isabel. Ya no sé si me recordarás. Soy el Hada de los Cuentos, que ha vuelto. Dejé el mundo del blog por falta de tiempo hace tres años, pero ahora que ya no tengo ese problema, vuelvo con ganas de leer y de escribir. He abierto un nuevo blog https://elbaulderita.blogspot.com/ y allí estoy para lo que necesites. Veo que tus entradas siguen siendo tan interesantes como siempre lo fueron. Es necesario dar un aire nuevo a las aulas y no siempre se hace con las nuevas tecnologías, como está de moda ahora. Espero que sigamos leyéndonos. Un abrazo muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantástico volvver a encontrarte en el mundo 2.0. Iré de visita al blog. Gracias. Saludos.

      Eliminar
  2. Me encanta la entrada,excelente reflexión. Las prisas y el ritmo de vida tan estresado hace que perdamos la esencia de las cosas. Gracias Isabel. Un abrazo.

    ResponderEliminar

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!