Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

¿Precariedad laboral?

Estimadas familias/administraciones/otros compañeros:

Verán soy EDUCADORA INFANTIL y soy una empleada más de una escuela. Por lo que como trabajadora tengo unas obligaciones, unos derechos y unos deberes

A veces en los contratos de educadores aparece una jornada laboral de 4 horas, 8 horas,... en las que  va implícito una disponibilidad de 24 h. (vale...a lo mejor soy un poco exagerada), responder siempre con una sonrisa de oreja a oreja y ser complaciente con todos (administraciones, familias, otros compañeros, dirección,...).

Lo cierto es que no me pagan por ser complaciente ni por estar disponible 24 h. Tengo un horario laboral y no es de 24 h. y como cualquier persona de este planeta no tengo porque ser complaciente con todos.

  • Programo fuera de mi horario.
  • Asisto a reuniones fuera de mi horario.
  • Hago formaciones fuera de mi horario.
  • Atiendo a familias fuera de mi horario. 
  • Hago aportes de materiales (comprándolos o llevándolos de mí casa) -por lo que lo hago fuera de mi horario-.
  • Si, junto a una compañera, decidimos hacer un proyecto, se organiza y prepara, adivinen, fuera de mi horario.
  • Llego a escuelas donde no está nada claro su proyecto educativo, que se rigen al antojo de la dirección del centro o de la ley "de que cada uno hace lo que quiere" o simplemente para que las familias no protesten (en ocasiones todas estas circunstancias a la vez). Esta forma de funcionar, sea cual sea, conlleva muchos quebraderos de cabeza tanto dentro como fuera de mi horario. 
  • ....
Respira

Ya sé que hay que pensar en el bien de los niños, pero también hay que pensar en GANAR RESPETO. Somos un perfil profesional olvidado, nos dan palos por todos los lados, pero tenemos que estar contentas: "porque estás en los público", "porque trabajas en lo que estudiaste", "porque es lo que hay", "porque peor están otros",...

No se puede normalizar la precariedad laboral, evidentemente tenemos una carga grande fuera de nuestro horario y no nos van a compensar la totalidad de todas las horas dedicadas a nuestro trabajo. Pero podemos ir empezando por algo...


Permítanme que les diga que no estoy disponible 24 h., a veces no complazco a todos y no tengo una sonrisa de oreja a oreja. Pero me gusta mi trabajo, me esfuerzo todo lo que puedo y doy lo máximo de mí.

Buen día, Isabel.

No hay comentarios

Publicar un comentario

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!