Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

La pedagogía de los cuidados

Cada vez estoy más convencido de que la verdadera calidad educativa emerge en los pequeños gestos cotidianos que vivimos en la escuela y que, sobre todo, se expresa en un tipo de actitud de la y del profesional, y en una forma de entender la relación de la persona adulta con cada niño o niña, basada en el respeto, buen trato y en la mutua confianza”.

- (Alfredo Hoyuelos, Pedagogía del moco) -

El día a día nos ofrece un arsenal de oportunidades de aprender, significativas y cargadas de afectividad, para los más pequeños. En ellas, y a estas edades tempranas, la figura del educador es clave para saber sacarles provecho de una manera significativa y afectiva para los más pequeños.


Maternidad, afecto, cuidados,
Escultura de Grao, Castellón de la Plana.


En el 0 a 3 los cuidados cumplen un matiz asistencial pero también educativo. Se intenta ocultar la parte asistencial con argumentos del tipo "yo no guardo niños" o "yo educo" o "yo no trabajo en una guardería sino en una escuela". Pero no podemos ningunear el potencial educativo qué hay en algo tan habitual como ponerle un termómetro a un niño, o el momento de acostarlos en la cuna, o cuando le sonáis los mocos a un niño,...

Aquí es vital que reflexionemos sobre nuestra actitud en el aula: ¿Qué es lo importante, para nosotros, en el aula?

Las respuestas a esta pregunta pueden ser inmensas y sorprendentes. La reflexión en este caso va  hacia la figura del educador si es lo suficiente perspicaz para saber ver el potencial de esas oportunidades que surgen en los cuidados del día a día y son la base del bienestar del niño.


Juego, cuidados, afecto, niños,...
 Escultura de Tarragona.


Me asusta ver como a veces el educador le da más importancia a rellenar de actividades el tiempo que pasan los niños en la escuela. De esta manera una buena parte de su tiempo va dedicada a buscar ese relleno y a ponerlo en marcha. Se basa en la idea de que hay que instruir a los niños y para ello rellena su tiempo con actividades, justificándolas en que los niños hay que estimularlos.

Quizás habría que repasar y repensar los planes de formación del ciclo de Formación Profesional y de Magisterio. Sorprende ver como todavía se les inculca el relleno de actividades como parte fundamental de la estimulación del pequeño. Preocupante es la asociación con la que salen los futuros educadores de que éxito es plantear propuestas superatractivas y elaboradas para que los niños aprendan.

Veréis cada vez tengo más claro que hay que hablar de una pedagogía de los cuidados. Ésta da mucha importancia a la delicadeza, a los cuidados, a la afectividad, a saber escuchar a los niños,...


Maternidad, apego, afecto, cuidados, niños
Escultura de Meseta de Orcasitas.


Esa pedagogía tiene que invitarnos a reflexionar en cómo es ese momento en que ponemos un termómetro a un niño, cómo es el cambio de un pañal respetuoso, cómo llevar a cabo el aprendizaje de beber agua por un vaso de una manera significativa y respetuosa, cómo desvestir y vestir a un bebé con delicadeza, cómo asistimos al llanto, cómo se presenta el educador en el aula (cómo carga su biografía y qué influencia tiene en el aula, cómo está a nivel emocional,...), cómo se coloca el educador en el aula (se pone a la altura de los niños o se considera alguien superior que habla desde la altura de un adulto), cómo curamos las heridas de los niños, cómo consolamos a un niño que no quiere estar en la escuela, etc.

Quizás mañana cuando lleguemos a la escuela tengamos que repensarnos el rol que tienen los cuidados en el aula con los más pequeños. 

1 comentario

  1. ESTOY TOTALMENTE DE ACUERDO. PARECE QUE LA PARTE ASISTENCIAL Y LA FORMA EN LA Q LA REALIZAMOS HAN QUEDADO EN UN SEGUNDO PLANO. SI NO LLENAMOS A LOS NIÑOS DE ACTIVIDADES, FICHAS... NO SE VALORA LA DEDICACIÓN QUE TENEMOS CON ELLOS.
    HAY Q APROVECHAR ESOS MOMENTOS PARA PONER EN PRACTICA CONOCIMIENTOS EN FORMA DE CANCIONES, HABLANDOLES, HACIÉNDOLES REIR Y SIN PRISAS POR FAVOR.

    ResponderEliminar

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!