Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

¡Somos tribu!

Cuando se habla de las escuelas se piensa más pronto en un educador y un niño que en un cocinero o un limpiador o un conserje.

No pretendo ningunear el trabajo de los educadores, pero pensemos... ¿qué pasaría si faltaran esas otras personas que ayudan en el día a día de la escuela?: ¿quién arreglaría la cisterna estropeada?, ¿quién cambiaría la bombilla fundida?, ¿quién arreglaría el juguete estropeado?, ¿quién haría el pedido de la tienda?, ¿quién prepararía los alimentos?, ¿quién haría que todo esté a punto a la hora de comer?, ¿quién recogería los platos?, ¿quién fregaría?, ¿quién desinfectaría las diferentes zonas de la escuela?,...

En muchos sitios hay una falta de empatía hacia este personal, pensamos que sus problemas son de ellos y no nos afectan. Pero la realidad es que cualquier escuela es un sistema y sus problemas son nuestros problemas.


Que un conserje no tenga herramientas repercute en mí, porque si se funde una bombilla y no tiene una escalera para cambiarla, implica que esa bombilla estará fundida más tiempo. Añadamos que es la única que hay para iluminar la entrada de la escuela o en un almacen, esto puede ser un riesgo y/o puede ralentizar mi trabajo.

Que un cocinero o un limpiador no sea valorado a nivel laboral por los responsables del servicio implica que es una persona desmotivada a nivel laboral y eso hace que se implique menos (el trabajo se hace pero no de la misma manera).

A veces también sucede que hay una desconfianza y una falta de respeto hacia el trabajo que desempeñan. Se puede pensar yo en la cocina y en la limpieza no me meto porque es su parcela, pero yo lo haría así. Volvemos al "yo" pero no al "nosotros".

En muchas escuelas que me rodean ronda la externalización de servicios, por lo que aparece el catering o el que papá o mamá mande la comida de casa y los educadores se la calientan o el hay que llamar a tal empresa para cambiar el grifo y a la de más allá para cambiar las bombillas. Otras veces ocurre que cada 6 meses se cambia de cocinera. Otras se crea un puesto de ayudante de cocina pero esa persona lleva en sus funciones limpiar toda la escuela, servir la comida,... Quizás todo esto sea una muestra del desprestigio al que tratan al personal de servicios.

El sistema tiende a precarizar a todos y suele comenzar de abajo a arriba, no nos importa al de abajo hasta que nos damos cuenta, ya demasiado tarde, que los siguientes seremos nosotros. Además el hecho de externalizar un servicio conlleva una brecha entre clases u oficios (depende de si la mirada es mas o menos marxista); por ejemplo, un auxiliar se distancia más del ordenanza si es de una empresa que si lo es del propio organismo y eso incide en la falta de solidaridad mutua y en beneficio del jefe. 



La escuela es un sistema formado por personas, por lo que se da pie a que se creen vínculos con personas que se encuentran tanto dentro como fuera de la escuela. Así el educador se relaciona con los niños, la directora con el proveedor de material, las familias con las familias, el educador con el limpiador, etc.
Muchas veces el personal de servicios es desligado de la vida del centro porque se considera que su actividad  no es relevante, dado que el rol de protagonista lo tienen los educadores.

La vida del centro la construimos entre todos y cada uno de los miembros que participan en el centro independientemente de la actividad que desempeñan. Sí que es cierto que todos tenemos un perfil profesional con unas obligaciones que debemos de cumplir. Por lo que, realmente, no existe una actividad importarte, existen muchas actividades relevantes (preparar los menús, escoger la materia prima, limpieza del centro, servir los menús, arreglar un grifo que gotea,...).

Vuelvo a hacer un llamamiento a la calidad y la calídez que debe rondar en esta etapa. No solo en el trato educador-niño, sino en todos los vínculos que se crean en la escuela. Quizás mañana cuando volvamos a la escuela deberíamos de mirar con otros ojos al personal de cocina, al de servicios,... y preguntarnos ¿qué pasaría si faltara?

No hay comentarios

Publicar un comentario

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!