Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

Sobre la fiesta de fin de curso...

Las incongruencias de la escuela...

Veo mucha preocupación por preparar la fiesta de fin de curso, mucha reunión para preparar todo, mucha quedada para montar todo el tinglado, muchas verbalizaciones del tipo: "vienen los padres y no puede ser una mierda", "podemos hacer una piñata", "podemos sacar la piscina", "tenemos que preparar algo especial",... Pero... 

¿Dónde está esa vocación y esa energía por hacer cosas el resto del curso?

Como a la fiesta van los padres desde la escuela se quiere guardar la apariencia: "molamos mucho" "somos geniales", "mirad como nos lo curramos",...

Lo lamentable y lo que me hace revolverme es que ese ímpetu no está presente el resto de curso. 

Por supuesto podemos celebrar la fiesta de fin de curso pero de "otra" manera que responda a las naturaleza de los niños y no anteponer un lavado de cara de la escuela  ni el sentido estético de la parafernalia que se monta (no me discutiréis que ver un baile de unos niños de 2 años o ver desfilar a vuestros niños para recoger un diploma no es mono).

Para la fiesta: se hacen reuniones de equipo cuando el resto del año tenéis problemas entre vosotras de comunicación, el equipo se une para preparar los decorados y el resto del año no sois capaces de poneros de acuerdo ni para seleccionar material para la escuela, se llama al de mantenimiento para que haga una puesta a punto de la escuela y el resto del año para que aparezca hay que rezar una novena y aún así...

Ese ímpetu, esas ganas de hacer cosas, esa energía, ese buen hacer,... deberían de estar presentes el resto del curso y no solo en momentos puntuales. Esa preocupación por "dar una buena imagen" debería de volcarse en cuidar cada momento que los niños pasan en la escuela y hacer que cada segundo que pasen allí sea "especial".

8 comentarios

  1. Eso de querer fardar no lo soportaré jamás. Se han de hacer cosas simples, lo importante es el detalle.

    Los padres con que los maestros sean buenos y enseñen a sus hijos están satisfechos que no es poco, porque hay mucho fracaso escolar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Simplemente hay que reflexionar sobre algunas prácticas que se dan en el aula. Mil gracias por dejar tu huella. Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Muy de acuerdo, el día a día es lo que cuenta, la ilusión y las ganas de hacer, un saludo Isabel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Mil gracias por dejar tu huella. Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Bueno, Isabel, esa preocupación porque vienen los padres la percibo a mi alrededor también, pero a mí no me ha afectado nunca. Hay maestras-os que trabajan igual-igual vengan o no vengan las familias. Y ésto te lo aseguro porque también ese tipo de profesionales me rodea. Muchos nos tomamos la enseñanza como algo vivo, te lo garantizo.
    Personalmente, no me importa si los padres-madres ven que los niños-as hacen las cosas bien o mal, son niños-as y están aprendiendo. Hay algo más gratificante??? miles de besos y me ha encantado tenerte por el blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre hay excepciones, pero no viene mal sacar a flote algunas realidades de las escuelas. Mil gracias por dejar tu huella aquí. Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. Me gustan tus reflexiones tan agudas...son situaciones que se dan en muchas comunidades educativas pero por suerte hay excepciones.
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, siempre hay excepciones. :) Mil gracias por dejar tu huella. Un abrazo grande.

      Eliminar

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!