Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

Lo realmente importante de mí día a día...

Parándome a reflexionar en mí día a día en la escuela para nada se me viene a la cabeza las fichas, las manualidades, las normas ridículas que a veces se imponen a los niños, la parafernalia que se monta con la fiesta de Carnaval o de fin de curso, la fila,...

¿Sabéis lo que sí se me viene a la cabeza?



Una mirada:

Me acuerdo de ese bebé que me mira, que me busca,... para contarme algún cuento o para que simplemente le dedique una sonrisa.

Esa niña que todavía no habla pero tiene la mirada triste porque su madre se ha ido unos días de viaje.

Un olor:

¡Qué bien huele la escuela cuando hacemos pan! 

Una observación:

¡Hay tanto para observar en nuestro entorno!
Recuerdo el día que descubrimos una araña en clase o el día que salimos al patio y descubrimos un hormiguero. 

Tocar y tocar:

¡Hay en escuelas donde se prohíbe tocar a los niños! Escuelas donde se ponen materiales a disposición de los niños pero se limita sus posibilidades de uso.

A mí me gustan que toquen, que metan las manos hasta el fondo del arenero, que se embarren hasta las cejas, que se mojen, que metan las manos en tierra o en harina, que exploren diferentes formas de tocar: metiendo toda la mano; tocando con un solo un dedo; sumergiendo las dos manos a la vez o sólo una; colocando las manos en forma de cuenco y probar a sumergirlas a ver que pasa,...),...

Los afectos:

Un abrazo, un beso,...

Cualquier momento es bueno para recibirlo o darlo. Aunque sean en esos momentos en que tienen que cumplir rituales que tendrían más sentido en una academia militar que en una escuela infantil, como puede ser a la hora de la comida:

¡Vaya bronca me comí el otro día a la hora de la comida por permitir que un niño se levantara de la mesa para darme un abrazo!

Un sonido:

El día que estábamos en clase y empezó escucharse tronar, fue una delicia para los oídos de la profe y de los niños. Así el fenómeno meteorológico se convirtió en una motivación para jugar.

Un estornudo, la tos,... no son elementos disruptivos en el aula. Se convierten en elementos de juego, de estimulación para los más pequeños.

Los cuidados: 

Tenía un profesor que decía que teníamos que hablar de la pedagogía de mirar la temperatura, de la pedagogía de sonar los mocos, de la pedagogía de cambiar un pañal, de la pedagogía de consolar a un niño que ha sido mordido por un compañero,... Esto es relevante y no las fichas ni las manualidades ni el relleno de actividades que se hace durante el tiempo que los niños están en el aula.


Seguro que se me han quedado cosas en el tintero pero no me quería extender mucho. Así que ahora os lanzo la pregunta: ¿qué es lo realmente importante en vuestro día a día con los más pequeños?

6 comentarios

  1. Seguro que se te han quedado en el tintero, jajaja.

    Mi día a día es descubrimiento y aprendizaje. Disfruto igual que el primer día que empecé a trabajar con los peques y cada vez que siguen su curso y entran en primaria se me descose un poquito el corazón.

    Una linda entrada, Isabel. abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias por dejar tui huella, Blanca. Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Qué bonita entrada, Isabel!!!!!!!!! Un biquiño

    ResponderEliminar
  3. Qué bonito! Muy buena reflexión. Da que pensar. Gracias😊

    ResponderEliminar

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!