Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

Pasemos del bla, bla,bla,...

Se nos hace la boca agua, hablando... 
Bla, bla, bla, bla,...

Los docentes hacemos mucho eso de hablar,...
Bla, bla, bla, bla,...

Muchos de nosotros, incluida yo, hemos tenido docentes que no callaban ni debajo del agua...
Bla, bla, bla, bla,...

Y en pleno año 2016 seguimos en esa línea...
Bla, bla, bla, bla,...

Hace tiempo que me mueve algo en mi interior que me dice que tiene que haber "otra" manera de estar con los más pequeños.

Pero las familias hablan... 
Bla, bla, bla, bla,...

Las educadoras/maestros/profesores hablan... 
Bla, bla, bla, bla,...

Los expertos hablan... 
Bla, bla, bla, bla,...

Las administraciones hablan... 
Bla, bla, bla, bla,...

Bueno, seamos realistas, las administraciones hablan de todo menos de educación, cultura,... y si lo hacen es, como una pequeña anotación de possit, a modo recordatorio.

No sé quién tiene razón o quién deja de tenerla,...

Pero cualquiera de las anteriores partes se vanagloria de hablar... 
Bla, bla, bla, bla,...

En ese mundo de voces, a veces me paro y me sumo al silencio.

En la escuela intento alejarme de ese bla, bla, bla,... 

Unas veces es más fácil que otras... 

Lo dejo alejarse... 

Y empiezo a escuchar con todos mis sentidos... 

Escucho con el corazón... 

A veces hay que hablar... 

Pero cuando hablo, intento que no me anuble mi juicio de adulto y lo hago conscientemente: midiendo las palabras que voy a soltar, cuidando el tono, mimando mis gestos, mis miradas, mi expresión facial,... 

A veces -no siempre- me muerdo la lengua: me muero de ganas de intervenir pero intento controlarme, al fin y al cabo ¿tan necesario es que intervengamos y hablemos, hablemos,...? -Pero no significa que pase de todo. Vaya error confundir pasotismo profesional con dejar que los niños sean niños en su esencia (moviéndose, explorando, manipulando,...)-.

Es sorprendente ver educadores/maestros/docentes que se les hace la boca agua hablando de metodologías sofisticadas y novedosas, del libro tal, del artículo de no sé quién,... pero se olvidan de "la llave"... 

¿Sabéis de qué llave os hablo? De escuchar a los niños, como bien dice Cesar Bona en esta frase:

 
 Fuente: https://www.facebook.com/cesar.bona.37/photos/a.518946911581785.1073741829.517674798375663/686887018121106/?type=3&theater

8 comentarios

  1. Una entrada fabulosa y muy real, Isabel. Un abrazo y a disfrutar del finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar y dejar tu huella por aquí. Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. hablar???? qué es hablar???? Totalmente de acuerdo, escuchar es mucho mejor que blablabear.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por pasar y dejar tu huella por aquí. Un abrazo grande.

      Eliminar
  3. Cuanta razon tienes Isabel!!, la realidad de las aulas es que los profesores no conocen a sus alumnos , yo suponía que ,como en mis tiempos,había un expediente que se pasaba de curso en curso y el profesor tenia una idea de quien era el alumno .
    Cuando comienza el curso me gusta hablar con el tutor/o tutora para que conozca las particularidades de mi hijo y hay una frase que se repite en ellos: Quė pronto viene usted a verme si no ha pasado el curso aùn ni hay notas que comentar?? Entre otras cosas espeluznantes que me producen una terrible tristeza de algunos profesores en particular y del sistema en general. He tenido una ínfima cantidad de buenos profesores ,a estos los he reconocido a la primera frase, esa sensibilidad y valoraciòn de lo diferente y del esfuerzo no la tienen muchos, por lo menos en mi experiencia.
    Es necesario màs escuchar, màs conocer a sus alumnos , en mis tiempos de estudiante los profesores sabían casi toda tu vida familiar y tu situaciòn ,estaban màs implicados con los alumnos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por pasar y dejar tu huella por aquí. Un abrazo grande.

      Eliminar
  4. No sólo escuchar.... también observarles, empatizar, sentir y apreciar a cada uno como alguien especial y único.

    ResponderEliminar

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!