Archivo

¿Contáctamos?

Nombre

Correo electrónico

Mensaje

Created by Templates Zoo

Renacuajos infantil

Una de lobos buenos

A continuación encontraréis un listado de cuentos en el que alguno o todos  los protagonistas son lobos.
Los niños tienen tendencia a decir que los lobos son malos o tienen miedo de que se los coman como ocurre en algunos cuentos populares. He estado indagando y he recopilado una serie de cuentos en el que nos muestran a lobos que rompen con esas etiquetas. 

 
"Caperucita verde y el amigo lobo" de Ángeles Arroyo Baeza.

Lobo, que huyes del palo, de la soga y del disparo. Hermano lobo que estás acarrolado. Lobo ya nunca estarás solo, pero yo te tenderé mi mano. Si pincháis en la imagen de arriba accederéis a la página donde obtendréis más información sobre el cuento y lo podéis comprar (todos los beneficios que se recauden con la compra del cuento van destinados a la protección del Lobo Ibérico).


"Diferente" de Jerôme le Dorze y Cloè Rémiat. Editorial Jaguar.

Él es extraño. Cada vez que puede trata de atrapar las nubes, oler las flores, cantar con los pájaros...se siente menos lobo que los demás. Ella es extraña. Cada vez que aparece el lobo se aleja de la manada para jugar con el reflejo de las estrellas en el suelo, se siente menos oveja que las demás. 
Pero un día, los caminos del lobo y la oveja se cruzarán y entonces, como una cosa natural, se reconocerán.
Una conmovedora historia que aborda de una manera muy sensible la diferencia entre los pueblos, donde el origen es el centro del debate, unido al sentimiento de cada habitante. Reflexiona sobre la libertad de elección.
En el blog Soñando Cuentos encontraréis más información sobre este cuento y un vídeo con este cuento en lenguaje de signos. 


"Edu planta cara al lobo" de Grégoire Solotareff. Editorial Corimbo.
 
Edu y Tom son amigos desde hace mucho tiempo. ¿Amigos... un lobo y un conejo? ¿Entonces?
No importa, Edu tiene necesidad de comportarse como un lobo de verdad: ir a la aventura. probar su valor…
¿Un verdadero conejo se preocupa por un lobo hasta el punto de partir en su busca hasta lo más profundo del bosque? No, pero es lo que hace Tom.
¿Un verdadero lobo desobedece al Gran Lobo feroz? ¿Quién sabe?
Lo que es seguro es que Edu y Tom son unos VERDADEROS amigos. 



"Edu, el pequeño lobo" de Grégoire Solotareff. Editorial Corimbo.

Tom, el conejito, y Edu, el pequeño lobo, se han conocido. Tom no tiene miedo de Edu. Pero... ¿Podrán ser los mejores amigos del mundo?  


"El árbol tan poco árbol" de Miguel A. Pérez Arteaga. Editorial OQO editora.  

Hay selvas-isla, selvas-montaña y selvas trampolín. En cada selva hay un lobo. También hay un alce y un caribú, el lobo se pasa los días corriendo tras ellos, hasta que los alcanza y se los come. entonces busca otra selva. En esta selva no había lobo ni alce ni caribú, pero tenía un árbol en lo alto de una colina. Un árbol que no era como los demás: hablaba, no se le entendía nada pero hablaba. Nunca había visto un árbol tan poco árbol- dijo el lobo. En el blog soñando cuentos encontraréis más información del cuento.


"El buen Lobito" de Nadia Shiren. Editorial Bruño.

Para ser un lobo de verdad:
1. Hay que aullarle a la luna.
2. Hay que derribar casas a soplidos.
3. Hay que comerse a la gente.
Al Buen Lobito le encanta preparar postres riquísimos, siempre se acaba toda la verdura del plato y es encantador con todos sus amigos. ¡Es un lobito muy BUENO! Pero se supone que los lobos de verdad no son buenos, sino MALOS, muy MALOS… ¿Descubrirá el Buen Lobito en este cuento que hay que tener mucho cuidado con los lobos MALOS?
¡Una divertida historia con una gran sorpresa final que dejará a los lectores con la boca abierta!

 

"El pacto del bosque" de Gustavo Martín Garzo. Editorial El jinete azul.  

Cada noche los hermanos Gonzalo y Paula le piden a su madre el mismo cuento, aquel que transcurre en un bosque donde los lobos son amigos de los conejos: un día, Orejitas y Lametón desobedecen a su mamá, se alejan de casa y se adentran en el bosque. Llega la noche y en la oscuridad del bosque oyen el lamento de una loba ciega y a punto de tener a sus lobeznos. Lametón no siente miedo y lame los ojos de la loba, que recupera la vista. Desde entonces existe un pacto en el bosque, donde los lobos y los conejos viven en paz.
Si visitáis la página de Soñando Cuentos encontraréis más información sobre este cuento. 


"¡La auténtica historia de los tres cerditos!" de Jon Scieszka y Lane Smith. Editorial Thule ediciones . 

"Me tendieron una trampa", ha declarado el lobo Silvestre en exclusiva al Diario Lobo. En este escandaloso libro por fin se va a saber la verdad.
La prensa se lo inventó todo, porque en realidad los tres cerditos son unos maleducados, y el lobo Silvestre solo quería azúcar para hacer un pastel a su abuelita.
Este álbum de 1989 constituye una de las primeras revisiones de un cuento infantil realizada con conciencia narrativa y mediante una fuerte propuesta visual perpetrada por dos autores notoriamente gamberros.


"La ovejita que vino a cenar" de Steve Smallman. Editorial Beascoa.

Es una historia protagonizada por dos viejos conocidos de los cuentos infantiles, el lobo y la oveja, pero esta vez con un giro argumental sorprendente y divertido. Un lobo hambriento recibe la inesperada visita de una pequeña e indefensa oveja. Su primera intención es comérsela, pero empieza a dudar ante la ternura que la oveja le produce. El lobo tendrá que decidir entre disfrutar de una suculenta comida o ayudar a su indefensa y tierna visita. Las ilustraciones de la obra reflejan la indecisión del lobo y la inocencia de la oveja con una humorística perfección.

En el blog Soñando cuentos podemos escucharlo en versión audioconto, así como un vídeo y una presentación en kamishibai.

http://www.edelvives.com/literatura/albumnes/lbum-infantil/lo-que-no-vio-caperucita-roja-1378761607
"Lo que no vio Caperucita Roja" de Mar Ferrero. Editorial Edelvives.

«Abuelita, ¡qué libro tan raro es este!». Esta es la sensación que queda después de conocer las disparatadas versiones del lobo, los animales del bosque y la abuelita sobre lo que pasó aquel día en el bosque. ¿Es realmente el lobo un animal tramposo y despiadado? Una divertida mirada que renueva uno de los cuentos clásicos más queridos de todos los tiempos.  


 “O lobo”, de Xan Rodiño e María Lires. Editorial Sotelo Blanco.

En sencillos pareados y presentados con un trabajo de ilustración que combina el minimalismo de las figuras ingenuistas, a veces con el recurso a referentes fotográficos, con un fondo colorista que crea un ambiente amable, se explican algunas características elementales del lobo en un lenguaje sencillo. Así: el lobezno no creció en un nido sino en una madriguera, pero ahora está medio ciego porque un cura le atinó con una piedra. como en el bosque no hay comida no le queda más salida que bajar a la aldea y cazar a cualquier animal. Antes, el monte era peligroso. Ahora no vive el oso ni casi ningún animal, pero él vive con miedo y siempre huyendo para escapar de la batida. 

 
"¡Qué llega el lobo!" de Emilie Jadoul. Editorial Edelvives.

A la casita de gran ciervo llega conejo corriendo deprisa porque viene el lobo. Ciervo le abre rápido la puerta y se dan la mano. Y lo mismo sucede con cerdito y con osito. Cuando por fin llega el lobo... ¡Sorpresa! Le han preparado una fiesta de cumpleaños.




"¿Quién ha robado la luna?" de Mario Catelli y Madalena Matoso. Editorial OQO.

Kipá, el más pequeño de la manada, quiere aullar como los lobos adultos; una noche de luna llena se escapa a la montaña y aspira tan fuerte que la luna se desprende del cielo…
En la infancia, la imitación representa una de las formas más activas de obtener conocimiento; los niños perciben el mundo a través de los sentidos y, gracias a su capacidad para imitar, interactúan con su entorno.
El juego es también una parte fundamental para el desarrollo intelectual y emocional, ya que les permite explorar el mundo y poner en marcha la imaginación y la creatividad. Además, en el juego, los pequeños ponen en práctica sus habilidades sociales y aprenden a socializarse, de acuerdo con unas reglas y unas normas.
Una historia sencilla para que comprendamos de forma intuitiva, la esencia de las cosas.



"Una sopa de piedra" de Anaïs Vaugelade. Editorial Corimbo

Un viejo lobo, sin dientes, llama a la puerta dela señora gallina una noche de invierno. La gallina, que es muy curiosa, le abre.  Los demás animales del pueblo, ven preocupados, cerrarse la puerta tras el lobo.
 

 "Un cuento lleno de lobos" de Roberto Aliaga y Roger Olmos. Editorial OQO. 

Había lobos grandes y lobos pequeños. Lobos dormidos y lobos despiertos. Lobos recién nacidos... y lobos que eran muy viejos.  Había lobos de todos los colores: negros, azules, marrones,... Había lobos con gafas y lobos con sombrero. Lobos que escribían cartas, lobos que jugaban al pañuelo y lobos que hacían pis sobre un hormiguero. ¡El cuento estaba lleno de lobos!
En el blog Soñando Cuentos tenéis más información sobre este cuento. 
  

¡Voy a comedte!”, de Jean-Marc Derouen y Lauren du Faÿ. Editorial Kókinos.
 
Un lobo malo, hambriento y que habla de una forma rarisima espera en el bosque a que aparezca un delicioso bocado. con tan mala suerte que se topa con un par de conejitos listos que le quitarán un pelo que tiene en la lengua y, sobre todo... ¡las ganas de comer carne!  
En el blog Soñando Cuentos encontraréis más información sobre este cuento.  


"Yo el lobo y las vacaciones con el abu" de Delphine Perret. Editorial Kokinos.

Luis piensa que tener una mascota en casa es muy práctico, sobre todo si te ayuda con los deberes
Pero las cosas se complican si el animal de compañía es un lobo flacucho, susceptible y ávido zampa-galletas. Un verano, el abuelo se lleva a su nieto- y al lobo, ¡qué remedio!- de vacaciones. ¡Un viaje inolvidable para todos! Más cerca del cómic que de un cuento tradicional, este libro divierte, sorprende y deja con ganas de más. En blanco y negro, dividido en breves capítulos, los dibujos y los textos crean la atmósfera ágil, casi vertiginosa, disparatada y genial que ya nos sedujo en Yo, el lobo y las galletas (de chocolate).

 

"Yo, el lobo y las galletas (de chocolate)" de Delphine Perret. Editorial Kokinos 

 

Un día este niño se topó con El Gran Lobo Malo, que ya no es nada de eso, sino un lobo flacucho y deprimido que no asusta ni por esas. Menos mal que este niño tiene recursos (y galletas) para ayudarle.

 

Hasta aquí la selección... ¿Sabéis de alguno más que podamos añadir?

8 comentarios

  1. ¡Que llega el lobo! Edelvives Emilie Jadoul
    Una sopa de piedra Corimbo. Anaïs Vaugelade

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por la aportación, luego los añado, un saludo

      Eliminar
  2. Muchísimas gracias por este gran trabajo de búsqueda de lobos buenos. Yo estoy muy preocupada por la obsesión que tienen mis alumnos con matar lobos, y todo se debe a los cuentos. En breve iniciaré un proyecto para conocer a este bello animal y para ello utilizaré tus propuestas. Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te puedan ser útiles. Gracias por pasar y comentar. Un saludo

      Eliminar
  3. Bonita recopilación de lobos. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que os guste :) Gracias por pasar y comentar. Un saludo.

      Eliminar
  4. http://libros.fnac.es/a938259/Mar-Ferrero-Lo-que-no-vio-Caperucita-Roja
    Ahí va otro de lobos buenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por el aporte, lo añado al listado. Gracias por compartir. Un saludo.

      Eliminar

¡No os olvidéis de dejar vuestra huella por aquí!